alfombras baratas

Alfombras Baratas

Puedes encontrar alfombras baratas, pero antes de encontrarlas tienes que tomar ciertas decisiones que te permitirán no arrepentirte de la compra en ningún momento. Ten en cuenta que para que lo barato no te salga caro a largo plazo, debes construir “la casa por los cimientos”.

En primer lugar, elige correctamente el material del que va a estar hecha tu alfombra. El material depende mucho del uso que le vayas a dar a tu alfombra. Por ejemplo, si quieres ponerla en una zona muy transitada, necesitarás una alfombra más fuerte y duradera que si la quieres para colocarla en una zona de menos circulación.

Tipos de alfombras

Las alfombras disponibles en el mercado actual pueden ser sintéticas, de lana, de piel natural o con fibras vegetales.

Las alfombras de lana suelen ser las más económicas. Las más pequeñas puedes encontrarlas desde los 80 euros. Las ventajas de una alfombra de lana son básicamente que una vez mullidas da gusto pisarlas, e incluso tumbarse en ellas. Pero ahí está también el problema; hay que mullirlas, cepillarlas bien… y las manchas no son fáciles de quitar. En resumen: dan mucho trabajo y con el tiempo pierden el brillo y la suavidad inicial.

Otras alfombras baratas son las de piel natural, ya sean de vaca, de toro, etc. Las puedes encontrar desde los 170 euros aproximadamente, dependiendo de su tamaño. Son de mucha mejor limpieza que las alfombras de lana, aunque una vez al año o dos, conviene que las nutras con algún producto especial para nutrir pieles.

Las alfombras de fibra vegetal también son muy bonitas, pero yo no te las recomiendo porque requieren mucho trabajo y con el tiempo pierden brillo y dan apariencia de demasiado seco. Puedes encontrarlas a partir de los 200 euros.

Y por último las sintéticas. Las alfombras baratas sintéticas son aquellas que se fabrican con materiales artificiales o manipulados previamente por la mano del hombre. Puedes encontrarlas desde los 100 euros, aunque por supuesto depende del diseño, de la marca y del tamaño. Voy a comentarte los tipos de alfombras sintéticas que hay y verás la cantidad de ventajas que tienen frente a las naturales.

Las alfombras sintéticas pueden ser de nylon, de poliéster, acrílicas… y hay más pero estas son las principales y las más vendidas. Las alfombras de nylon son tremendamente resistentes a las manchas y son ideales para zonas muy transitadas, ya que son tan duras que aunque las pisotee mucha gente, no notarás el desgaste.

Otro tipo de alfombras sintéticas son las acrílicas. La apariencia es casi igual a la alfombra de lana de toda la vida, pero requiere mucha menos limpieza y dura más años.

Si lo que quieres es un tipo de alfombra que sea todoterreno y puedas tener en casa sin miedo de manchas, deterioro por parte del tiempo y la vas a poner en una zona de mucho tránsito, quizá te gusten las alfombras vinílicas o de PVC. Son muy planas y parecen de plástico transpirable. Además las puedes elegir en el color que tú quieras.

Mis alfombras sintéticas favoritas son las de poliéster. Tienen muchas ventajas frente a las anteriores. Tienen los pelos en forma de hilo. Estos hilos hacen que pisar descalzo la alfombra sea muchísimo más agradable. El tacto es parecido al de las alfombras de Nylon pero tienen menos elasticidad. Respecto a la limpieza, las alfombras de poliéster son una maravilla. Repelen completamente cualquier tipo de mancha, excepto la del aceite. Además, las alfombras de poliéster son las que más diseños y colores te ofrecen.

Las alfombras de poliéster tienen a veces la opción de utilizar pelos con brillo, lo cual le da a la alfombra un efecto seda. Además, tienes que probar andar descalzo por ellas, es una gozada. La sensación debe ser muy parecida a pisar nubes de algodón.

Puedes elegir tus alfombras baratas de pelo largo o de pelo corto. Las de pelo largo están muy de moda y tienen diseños muy espectaculares y originales. El inconveniente es que los pelos se acaban aplastando y pierden la gracia que tenían cuando estaban nuevas. En mi opinión, si quieres que tu alfombra dure años y años como nueva desde el primer día, cómprate alfombras baratas de poliéster y de pelo corto.

Truco para elegir alfombras baratas que duren años

Para asegurarte de que las alfombras baratas que compres duren años como nuevas sólo tienes que fijarte en tres factores.

Primero, en la densidad: cuantos más pelos tenga la alfombra por cm2, más durará. Y al contrario, cuanta menos densidad tengan, más calvas le saldrán con el tiempo. La densidad debe ser superior a 8 puntadas por cm2.

Segundo, fíjate en la torsión. La torsión es el número de vueltas que se le da a cada hilo o pelo. Cuanto más haya sido retorcido un pelo, más resistente se hará. Y tercero, que sea de pelo corto. Recuerda la siguiente fórmula: “pelo corto + alta densidad + torsión elevada = alfombras duraderas”

 

Adobe Flash Player is required to view the video.

 

El precio de las alfombras baratas

Si quieres alfombras baratas, recuerda que el precio no sólo depende del material; el tamaño también es importante. Con los tamaños pequeños no hay problema. La cuestión está en que si tienes un salón grande, los tamaños máximos de las alfombras, como mucho rondan los 3 metros de longitud.

Si quieres que tus alfombras baratas tengan más de 3 metros, el precio se elevará bastante porque la mayoría de las máquinas no las hacen. Por tanto la solución es coger dos y unirlas, con el consecuente trabajo que ello conlleva.

Dónde encontrar alfombras baratas

Para encontrar las alfombras baratas que realmente sean de buena calidad te recomiendo que hagas una sola cosa: comprarla por Internet. Busca las cuatro o cinco empresas líderes en alfombras online y te ahorrarás muchísimo dinero. Hay mucha diferencia de precio entre comprar las alfombras por Internet o comprárselas a una tienda física de tu localidad.

Además, por Internet encontrarás alfombras baratas de muy buena calidad y de todos los estilos. Puedes hallarlas en diseños ideales para estilos clásicos, rústicos, modernos o incluso minimalistas.